¿Quieres comprar una vivienda?, lo que debe conocer antes de la compra

Al decidir comprar una vivienda, se debe tener conciencia que esta transacción representa una de las mayores inversiones personales, ya que representa la erogación de una cantidad de dinero considerable y a la vez en muchas ocasiones se asume una responsabilidad de pagar una deuda con un ente financiero por una hipoteca, que puede durar años. Una de las recomendaciones es en cuanto se toma la decisión de la compra solicitar el apoyo de un asesor con conocimientos en derecho inmobiliario, que pueda abarcar tanto los aspectos legales, como las gestiones a realizar y la asesoría en cuanto a la compra del inmueble en cuestión.

Para lo cual se debe tener en cuenta lo siguiente:

1.-Realizar un presupuesto de inversión

2.-Determinar la capacidad de endeudamiento

3.-Que tipo de vivienda elegir

4.-Determinar la zona

5.-Solicitar asesoría

6.-Elegir la vivienda

7.-Solicitud de hipoteca

8.-Cierre de transacción

 

1.-Realizar un presupuesto de inversión: para determinar de cuanto se dispone para dar el aporte de la cuota inicial, en caso de que proceda, pagar los impuestos y todos los gastos que se originen para la adquisición de la vivienda. Tener en cuenta los ingresos del grupo familiar, para el pago de la hipoteca,  de los cuales se debe destinar al pago mensual hasta el 40% de los ingresos netos mensuales, más un 20% adicional para imprevistos.

Entonces el dinero que tengas en calidad de ahorro más la hipoteca, es el monto del cual dispones para iniciar la búsqueda del inmueble (tomando en cuenta los gastos).

 

2.-Determinar la capacidad de endeudamiento: Se dividen los ingresos netos anuales entre doce (que son los meses del año), calcula el 40% de esos ingresos mensuales (multiplica por 0.4), allí obtendrás la mensualidad que puedes pagar de la hipoteca. Es conveniente realizar un presupuesto para un año para revisar si realmente se tiene la capacidad de cubrir la mensualidad de la hipoteca, pida apoyo a su asesor en derecho inmobiliario, revise las diferentes opciones. Realice varios presupuestos con rangos que varíen de 30% hasta el 40%. Lo recomendable seria 40%, pero este porcentaje puede estar entre 30% y 35% de la cuota mensual. A partir de la mensualidad ya conoces el importe de la hipoteca que puedes pedir al banco.

 

3.-Que tipo de vivienda elegir: si es una vivienda nueva o de segunda mano, libre o protegida, piso, chalet, extensión, número de habitaciones, situación de la misma, con garaje. Existen una serie de elementos a considerar antes de comprar una vivienda. Se aconseja no tomar una decisión de manera inmediata ni impulsiva, normalmente antes de decidir se debe ir, mínimo unas tres (3) veces a la vivienda elegida.

3.1.-Tomar en cuenta la superficie de la vivienda que se desea adquirir, la superficie consta de todos los elementos como muros, vigas, tabiques y terraza. Solicite los planos de la vivienda.

Superficie total o computable: es la superficie construida a la que se añade la parte proporcional de los elementos comunes. Se llaman elementos comunes a los espacios de uso compartido por todos los vecinos, como el portal, la escalera, los jardines… La superficie construida respecto de la superficie total del edificio, incluyendo esas zonas comunes, es lo que define la cuota de participación de la vivienda en los gastos de comunidad del piso y es la base de la tasación de la vivienda

3.2.-Revisar todas las características de la vivienda: tales como el espacio y la distribución general de la vivienda, número de habitaciones y de baños, ventanas exteriores en las habitaciones, pasillos, recibidores, estancias de paso, armarios empotrados, espacios de almacenamiento. Revisar la orientación de la vivienda, los exteriores reciben luz más natural, las interiores son a menudo más tranquilas. Superficie total o computable: es la superficie construida a la que se añade la parte proporcional de los elementos comunes. Se llaman elementos comunes a los espacios de uso compartido por todos los vecinos, como el portal, la escalera, los jardines. La superficie construida respecto de la superficie total del edificio, incluyendo esas zonas comunes, es lo que define la cuota de participación de la vivienda en los gastos de comunidad del piso y es la base de la tasación de la vivienda. Tener en cuenta los acabados de la construcción, su calidad, revisar la pintura, las baldosas, el parque, los zócalos. El estado de conservación de los elementos propios y comunes: estructura del edificio y posibles grietas o humedades. Circuito de agua: hay que comprobar que los grifos puedan abrirse simultáneamente sin que pierda caudal de agua. Y que el sistema de agua caliente se adapta a lo que necesita. La instalación de gas: si es gas natural, gas ciudad o butano y si la instalación cumple la normativa oficial. Si no es correcta, la compañía te exigirá que hagas los cambios necesarios. Electricidad: comprobar enchufes para electrodomésticos, calefacción, aire acondicionado y asegurarse de que tienen toma de tierra. El tipo de calefacción: si hay y de qué tipo, eléctrica, central, aire o individual. Aire acondicionado o bomba de calor: si es preinstalación o instalación y si el sistema es autónomo o centralizado. Si la potencia es adecuada para los m2 y la orientación dela habitación a climatizar. Puertas y ventanas: que proporcionen luz, ventilación, visibilidad y aislamiento térmico y acústico para su comodidad y para ahorro de energía.

La asesoría que brinda en este aparte el asesor en derecho inmobiliario es invaluable.

4.-Determinar la zona: cuando se decide la zona influyen factores emocionales, tales como cercanía de padres, familiares, amigos, y factores objetivos como precio, transporte, garaje, zonas verdes, centros comerciales, servicios urbanísticos, zonas de esparcimiento; ambos factores son muy importantes y es muy acertado tenerlos en cuenta para tomar una decisión adecuada y favorable.

4.1.- Cuando se trate de revisar los factores objetivos se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • El acceso y los medios de transporte desde o hacia el trabajo y el colegio
  • El acceso a las tiendas, servicios de alimentación y centros de esparcimiento
  • Los servicios sanitarios
  • Garajes cercanos
  • Acceso a los colegios, institutos o guarderías
  • Las zonas de ocio, actividades al aire libre, instalaciones deportivas
  • Planes urbanísticos o construcción de obras

5.-Solicitar asesoría: una de las ventajas de buscar apoyo en un asesor en derecho inmobiliario es que accede a un mayor número de ofertas posibles para poder comparar, ya que existen diferentes precios y calidades, en la base de datos que poseen estos asesores para sus clientes. Conocen muy bien  todo el procedimiento, por lo que se ahorra tiempo, dinero y esfuerzo.

Normalmente actúan como intermediarios entre comprador y vendedor y conocen, manejan tanto las leyes como todas las gestiones que se deben realizar a la hora de comprar una vivienda. Realizan una exhaustiva revisión de la documentación, y asesoran en cada uno de los pasos a seguir en cada etapa.

6.-Elegir la vivienda: llegado a este punto ya estás en capacidad de elegir la vivienda entre todas las opciones que te mostro el asesor en derecho inmobiliario. Al elegir debes tener presente lo siguiente:

  • En el que caso de que hayas elegido una vivienda de nueva construcción, para que sea habitable tendrás que dar de alta los servicios necesarios: agua, gas, electricidad, teléfono.
  • Necesitarás la licencia de primera ocupación y cédula de habitabilidad, que la proporcionará el promotor, directamente o a través del intermediario con el que hayas contado para realizar la compra. Son documentos administrativos que acreditan, respectivamente, que la vivienda reúne los requisitos necesarios exigidos por la Ley para ser habitable y que se han cumplido las condiciones establecidas en la licencia de edificación.
  • Si descubres defectos en la vivienda puedes dirigirte al asesor en derecho inmobiliario, que te asesoro para que revise lo indicado.

7.-Solicitud de hipoteca: al tener ya la vivienda elegida debes indicarle al banco para que realice la documentación respectiva para cerrar la transacción, este paso se supone que ya está totalmente adelantado, solo esperando por la elección de la vivienda a comprar.

8.-Cierre de transacción: ya con la hipoteca tramitada y liquidada, se procede al cierre de la transacción, con lo cual inicia un procedimiento nuevo en cuanto a documentación y gestiones.