MUSICA PARA TIENDAS O LOCALES COMERCIALES

Música para tiendas y locales comerciales

La música juega un papel importante en la vida de las personas y dependiendo del estilo de música, la gente se comporta de diferentes formas.

Esta influencia de la música en el comportamiento, también se ve reflejado en los hábitos de compra de los seres humanos.

Por ejemplo, la música suave y relajante se puede poner en un almacén con poca afluencia de público, con esto se logra que las personas perciban un ambiente agradable y tranquilo que las invita a permanecer más tiempo dentro del local. Si por el contrario hay mucha gente dentro del establecimiento, lo ideal es poner un ritmo de música más rápido y alegre para estimular a que las cosas se hagan más rápido y haya más flujo de clientes.

Anteriormente se decía que la música ambiental debía ser instrumental ya que una canción con letra distrae la atención de los clientes y la desvía hacia la canción en lugar de permitir centrarla en los productos.

Sin embargo, las últimas tendencias apuntan a utilizar música más comercial y que vaya de acuerdo con los productos que se ofrecen, por ejemplo, si tenemos un almacén de ropa para jóvenes, lo más probable es que una melodía de Bach no les parezca muy atractiva, pero si se pone la canción de moda, una música de rock, o de pop, o electrónica.  podría invitarlos a entrar. Por el contrario, si tenemos una librería, lo más apropiado sería poner música clásica suave, para que las personas puedan concentrarse en los libros y poder decidir con tranquilidad qué libro comprar. Lo importante en cualquiera de los dos casos, es que la música no esté a un volumen muy elevado, ya que esto podría ahuyentar a los clientes.

El anterior ejemplo nos lleva a la conclusión que la música en un local comercial, debe ser parte de la imagen de la marca, su grupo objetivo y las características del producto.

Sin embargo, hay un tipo de música, el hilo musical que suena mientras hacemos la compra, que no es tan insignificante como parece. La música que suena en los centros comerciales no sólo es relleno acústico para el silencio. Tampoco está orientada a hacernos más llevadera la estancia.

Los secretos de la música de los centros comerciales tienen fuertes componentes maquiavélicos. Porque afectan a la conducta. Y a las ventas.

Una detallada investigación sobre el ritmo, el tono y el estilo de la música ha revelado que una selección cuidadosa de sonidos puede tener un impacto significativo sobre el consumo, la producción y otras conductas cuantificables. Los restaurantes de comida rápida utilizan música con una cadencia mucho más rápida para incrementar la velocidad a la que los clientes mastican. La ropa de colores llamativos se vende mejor en tiendas con música de discoteca, y los artículos baratos se encuentran en los entornos más ruidosos para que los clientes dediquen menos tiempo a examinar la calidad de la mercancía.

La estrategia consiste en hacer que los clientes escuchen la música de forma consciente para que lleguen a asociar determinada banda sonora.