Divorcios de mutuo acuerdo

Los divorcios de mutuo acuerdo son rupturas conyugales donde las partes acuerdan las cláusulas de su separación. Así mismo, determinan como repartir los bienes, los tiempos de visita y la división las cargas matrimoniales.

Esta alternativa resulta más sencilla ante la corte, ya que requiere mucho menos papeleo y sobretodo: intervención de abogados. La pareja puede establecer las condiciones de su ruptura, siempre que cuente con la asistencia legal de un especialista. Dista del divorcio contencioso por la disposición de las partes involucradas.

¿En qué consiste?

En comparación con los anteriores, este se destaca por su inmediatez. Si el trato se puede mantener, ambas partes quedan satisfechas. Además, en el caso de tener hijos menores, el proceso será menos impactante para ellos. Si deseas llevar a cabo un divorcio de mutuo acuerdo, te interesará saber de qué se trata el mismo.

  • Los acuerdos de ruptura deben ser redactados por un asesor legal en vigencia. El coste de la asesoría será menor al de un divorcio contencioso, debido a la necesidad de un único contrato a favor de los involucrados.

 

  • Ambas partes determinarán junto con el especialista las concesiones de su separación; estás concesiones incluirán tenencia de propiedades, custodia, división de los gastos de pensión manutención, entre otros. Se requiere el acta de matrimonio más el acuerdo realizado por el agente jurídico.

 

  • Debido a la necesidad de un solo contrato, no tendrás que invertir en discusiones legales que puedan prolongarse indefinidamente. El abogado acordará con las dos partes los procedimientos de la ruptura para hacerlos llegar a la corte.

 

  • Cuando la demanda sea presentada al juez, este evaluará las cláusulas del convenio regulador; su conveniencia y su legalidad. El proceso de revisión se toma tres meses, pero puede que se extienda más con la existencia de hijos menores de edad.

 

  • El procedimiento no se realiza hasta que los participantes se encuentren satisfechos con el contrato. En caso de diferir, se procede a la realización de un divorcio contencioso, dando lugar a una disputa de mayor duración. Los riesgos de este desacuerdo representan una clara desventaja para ambas partes.

 

  • Una vez terminado el proceso legal, la ex pareja debe seguir las cláusulas establecidas para la separación. El respeto de dicho acuerdo beneficiará a ambas partes según lo establecido por el contrato.

Los divorcios de mutuo acuerdo representan grandes beneficios a la hora de la ruptura matrimonial. Siempre y cuando la ex pareja tenga la madurez de llegar a un convenio, este resultará favorecedor.