¿Cuándo procede la impugnación de las decisiones tomadas en la Junta de socios?

Una impugnación de las decisiones tomadas en la Junta de socios se realiza cuando, se toman decisiones contrarias a lo que indican los estatutos, se llegan a acuerdos contrarios a lo que establece la ley, o bien son contrarios al propio reglamento de la Junta Directiva. El derecho mercantil es el que contempla las acciones a tomar a través de un abogado mercantil, cuando se decide realizar la impugnación de decisiones tomadas por la Junta de socios.

Se trata pues de un procedimiento que surge en el ámbito societario y, más en particular, en el de las sociedades de capital en cuya normativa, se despliega la más completa regulación de esta cuestión.

Existen diferentes supuestos o elementos bajo las cuales se puede realizar este tipo de impugnación, todo bajo la tutela de un profesional experimentado y con conocimiento de la materia.

Los supuestos bajo los que es posible llevar a cabo la impugnación de la Junta de Socios, son los siguientes:

  • Acuerdos que estén en contra de la Ley.
  • Aquellos contrarios a los Estatutos de la Sociedad.
  • Contrarios al reglamento de la Junta.
  • Acuerdos que estén en contra de los propios intereses de la sociedad y que vayan en beneficio de una parte de los socios o bien de una mayoría que se imponga de forma abusiva sin responder a una necesidadque pudiera ser considerada razonable.

 

La ley que regula la impugnación de acuerdos de la Junta de Socios, es la del Real Decreto Legislativo 1/2020 del 22 de julio.

Establece el apartado 1 del artículo 204.1 de la LSC: “1. Son impugnables los acuerdos sociales que sean contrarios a la Ley, se opongan a los estatutos o al reglamento de la junta de la sociedad o lesionen el interés social en beneficio de uno o varios socios o de terceros.

Se precisa en este apartado primero que se lesiona al interés social cuando un acuerdo es impuesto de manera abusiva por la mayoría en beneficio propio y en perjuicio injustificado de los demás socios.

Cabe destacar que los acuerdos impugnables derivan de decisiones tomadas en órganos colegiados, que están compuestos por una pluralidad de personas, los cuales adoptan sus decisiones por el acuerdo mayoritario de sus miembros (ya sea mayoría simple o cualificada, en función de lo establecido en los estatutos).

Estos órganos colegiados son la Junta General y el Consejo de Administración. La Junta es un órgano obligatorio, que solo queda excluido en los casos en que la sociedad tenga un único socio, mientras que el Consejo de Administración es un órgano que solo existirá cuando así lo decida la Junta, optando por él, dentro de los distintos métodos para organizar una sociedad

Los únicos legalmente autorizados para realizar este tipo de impugnación, son los socios de la empresa.

El Administrador o Administradores de la sociedad pueden llevar a cabo la impugnación siempre con legitimación desplazada o por sustitución procesal si no son socios al mismo tiempo.

Existen casos donde pueden iniciar la impugnación terceros siempre que dispongan de un interés legítimo sobre sus derechos patrimoniales, sociales o personales.

El Juzgado de lo Mercantil es el encargado de llevar a cabo este tipo de procesos, por pertenecer a la rama del derecho mercantil el hecho a juzgar, de igual manera, será el abogado mercantil la persona que lleve a cabo el proceso ante esta instancia, existiendo la salvedad de las sociedades civiles, que serán juzgados en los Juzgados de Primera Instancia. El proceso de impugnación se trataría de un Juicio Ordinario del que es competente el Juzgado donde tenga domicilio social la empresa.

El abogado mercantil cuenta con un plazo de un año contado desde el momento en que se comunicó, se adoptó o se inscribieron los acuerdos o el pacto de socios.

 

Pacto de socios o acuerdo de socios, a que se refiere, es necesario aclarar para que puedan tener una visión de lo que se está impugnando:

Es un documento privado que realizan los socios de una empresa, donde establecen las regulaciones, las normas y los procedimientos de determinadas situaciones, que debido a sus características no están contempladas en los estatutos de la sociedad, ni en el reglamento elaborado dentro de la organización para poder funcionar. El objetivo fundamental de este documento es evitar conflictos y anticipar posibles problemas y roces que pudieran surgir entre los socios o frente a terceros, establecer las condiciones y términos es fundamental, por eso la presencia de un abogado mercantil, es necesaria para elaborar un documento de manera tal que se contemplen todas las alternativas y situaciones posibles.

Este pacto sirve fundamentalmente para fijar unas reglas claras, precisas y concisas de actuación en una empresa, para poder atender situaciones que pongan en riesgo la puesta en marcha, la continuidad o la operatividad de la compañía.

Muchos de estos documentos, contemplan las funciones, las responsabilidades, de cada socio y la descripción del proyecto inicial de la empresa.

El pacto es un documento dinámico que puede ir modificándose en función de las diferentes etapas de inversión. Y, en cambio, la escritura de constitución es un documento estático. El pacto es un acuerdo que toman todos los socios, con el objetivo de regular los posibles conflictos o situaciones no previstas por la ley que puedan surgir en relación al negocio o empresa. Para hacer un pacto entre los socios, basta con que se firme un documento cuyo contenido cuente con la aprobación de todos los socios.

No debe confundirse el pacto con los estatutos de la sociedad. El pacto de socios puede ser privado o elevarse a público ante notario. En cambio, los estatutos deben de elevarse siempre a público ante notario, en todo caso.

¿Cuándo se debe firmar un pacto entre los socios?

  • Previamente a la constitución de la empresa
  • En el momento de la constitución
  • Cuando se vayan a incorporar nuevos socios

La redacción del contenido es muy importante y hay que prestar la máxima atención para no dejar ningún cabo suelto, puesto que cualquier laguna o situación no prevista puede ocasionar problemas, por eso es importante buscar asesoría de un abogado mercantil que posea experiencia en el área.