Qué ver en un viaje al Norte de Italia

 

Italia es uno de esos países que tienen un estilo de vida que engancha. La pizza, la pasta, los helados, el aperitivo con Spritz, su historia del arte con el cuattrocento, cinquecento o el renacimiento hace que muchas de sus ciudades se vean envueltas con una decoración mágica especial. Pero también existe otra forma de conocer este país, realizando turismo rural o agroturismo. De esta forma podrás contactar con otra Italia. La Italia donde la mamma es la que manda, la que prepara los spaguettis al agio o a la bolognesa como nadie en el resto del planeta es capaz de prepararlo, donde el vino se sigue preparando de la forma más artesana. Italia tiene mucho que ofrecerte.

Qué ver en el Norte de Italia

El norte de Italia es bonito de cualquiera de las maneras, pero parte de su gracia es la posibilidad de combinar las zonas de campo con sus bellos paisajes y ciudades tan cosmopolitas, como Milán, Venecia o Florencia. El turismo rural y urbano son compatibles y harán que la experiencia sea más interesante. Por lo que un viaje en este rincón de Europa te ofrece un sinfín de posibilidades.

Veneto es una región del noroeste de Italia, con Venecia como su capital. La gran cantidad de historia recogida en esta región es increíble, llena de innumerables puntos y monumentos de interés.

Liguria, esta región limita con Francia y con otras regiones italianas, como Piamonte o Toscana. Génova es la capital y la región se extiende entre las montañas de los Alpes y Apeninos, y el mar, por lo que se crean un contraste único.

Toscana es una región que se encuentra en el noroeste del país. Sus costas continentales están bañadas por el mar Liguria. Esta es una de las más importantes regiones por el patrimonio artístico, económico, cultural y geográfico. Es una de las más turísticas, ya que cuenta como capital con Florencia, y con una extensa zonas de prados verdes, donde el sol torna en unos tonos dorados difíciles de describir y de presenciar en otros lugares del mundo. La belleza de la toscana es conocida en el mundo entero, plasmada en cines, en libros y documentales, y es una región perfecta para hacer turismo rural en el Norte de Italia. Un lugar para perderse y disfrutar de toda la magia italiana.

Florencia es la capital de la Toscana, ciudad más poblada de la región. Ciudad donde el Síndrome de Stendhal adquiere protagonismo, y no es exagerado afirmar la enorme cantidad belleza a la que te expones al pasear por cualquiera de los rincones de la ciudad o dentro de sus museos o del Duomo. Cada rincón de la ciudad, en el que pisas piedras centenarias en cada paso, es único y mágico. No creo que haya otra ciudad en el mundo en el que haya tanta historia y arte por metro cuadrado, en cada fachada, en cada acera, en cada interior de museo, de negocio o de vivienda. El Ponte Vecchio, la cúpula de Santa Maria de Fiore, el Palazzio Vecchio, la galería de los Ufizzi, el David de Miguel Ángel…

Bolognia, esta ciudad italiana se encuentra entre los ríos Reno y Savena, cerca de los Apeninos. Es una de las ciudades más históricas y mejor conservadas, poseyendo el segundo casco antiguo medieval y más grande de europa, tras la ciudad de Venecia.

Milán, la ciudad más moderna y cosmopolita. Donde la moda es su forma de vida, donde su casco viejo se encuentra coronado por las galerías de Victor Manuel y su espectacular Duomo, acompañados del teatro Scala, el Palazzo Reale y la Piazza del Duomo. Milano es mundialmente conocido por ser una de las cunas de la moda, donde entre sus calles se encuentra el cuadrilátero de la moda (Vía Monte Napoleone, Vía Alessandro Manzoni, Vía della Spiga y Corso Venecia), las que albergan las mejores y más exclusivas boutiques del mundo de la moda.

Cada una de estas regiones o ciudades merecen un artículo para ellas solas, porque hay para hablar de ellas y porque vale la pena hablar de ellas. Si tienes oportunidad no dejes de visitar la zona