Terapia de pareja

Vivimos en una sociedad que no respeta la velocidad a la que debemos gestionar nuestras propias emociones y sentimientos. El mundo no camina, corre a una velocidad a la que no todos podemos llegar. Y no es malo detenerse un momento, analizar lo que sucede y pensar en solucionar nuestras inquietudes.

Parece que todos entendemos los problemas de trabajo, los problemas con los amigos o incluso las diferencias familiares. Pero no somos tan comprensivos con nuestras parejas, y sobre todo ni se nos ocurre hacer terapia de pareja.

Parece que, igual que cambiamos al ordenador, la ropa o el móvil en cuanto podemos, con las parejas hay que actuar igual. No es que uno no pueda necesitar un cambio, o que de verdad haya muchas parejas que no pueden seguir juntas (por muchos motivos). Pero es una pena, ver como parejas que llevan muchos años juntos, acaban sumidos en una situación de no entendimiento. Y lo peor es que ninguno de los 2 se ha planteado como han llegado a esa situación, y prefieren romper, por no hacer un ejercicio interior para entender que ha podido suceder. Y eso es precisamente lo que hace la terapia de parejas. Trata de entender como se ha llegado a ese punto y cuáles son las opciones para seguir evolucionando como pareja.

Lo primero que se piensa en estas situaciones es que uno mismo tiene culpa de que algo no funcione, o, por el contrario, que la culpa es del otro. Y en muchas ocasiones, la “culpa” de estas situaciones vienen derivadas de la vida que llevamos. Y hay muchos detonantes:

  • Tener un hijo
  • Conflictos con la familia
  • Problemas en el trabajo, o la falta del mismo
  • Problemas de salud
  • Problemas sexuales

Hay un largo etc de situaciones que pueden hacer que una o las 2 partes de la pareja no estén cómodos con la vida que llevan. Si estas en esta situación, la terapia de parejas te ayudará a entender el punto en el que te encuentras y a buscar soluciones.