Factores que influyen en la depresión postparto

A las pocas horas de dar a luz, los niveles de las hormonas femeninas, estrógenos y progesterona, regresan a sus niveles pre-embarazo.

Muchos investigadores creen que esta caída en los niveles hormonales (al igual que sucede con los pequeños cambios en los niveles hormonales que afectan a una mujer justa antes del ciclo menstrual) pueden ser una de las causas de la depresión después del parto.

En las mujeres también disminuyen los niveles de hormonas tiroides, lo cual también puede generar síntomas depresivos.

Algunos de estos síntomas incluyen un estado de ánimo deprimido, pérdida de interés por las actividades cotidianas, dificultades para dormir y fatiga, irritabilidad y aumento de peso.

Otro factor que puede desencadenar la depresión postparto es la genética.

Este tipo de depresión puede ser transmitida de madre a hija.

También existe una correlación entre la depresión postparto y los síntomas del síndrome premenstrual severo.

Se calcula que una de cada diez nuevas madres padece algún grado de depresión postparto.

Además de los cambios drásticos en los niveles hormonales, la presencia de un nuevo bebé también puede ser un factor desencadenante de la depresión postparto.

El nacimiento de un bebé puede ser un factor importante de estrés en una madre primeriza, lo cual puede provocar síntomas depresivos.

Otros factores desencadenantes incluyen:

  • Disponer de menos tiempo para sí misma, ya que un bebé exige todo la atención de la madre.
  • Las alteraciones en los patrones del sueño provocadas por las demandas y necesidades del recién nacido.
  • El auto cuestionamiento sobre su capacidad para ser una “buena madre”.
  • El sentir que “ya no se es lo que se solía ser”.
  • La incapacidad de realizar todas las tareas que habitualmente hacían antes de la llegada del recién nacido.
  • El sentirse “desconectada” de su pareja y familia, puede sentirse que su tiempo es limitado y que simplemente ya se no dispone de tiempo para estar con el resto de la familia.

Para algunas mujeres la depresión asociada con el nacimiento de un bebé, puede no desaparecer e incluso empeorar de manera constante.

Es importante que las mujeres que experimentan cualquier tipo de depresión después de dar a luz a un niño consulten con su médico, para evitar que la situación se agrave.

La mayoría de los casos de depresión postparto se pueden tratar eficazmente con medicamentos y psicoterapia.

Recuerda que este artículo es sólo informativo y no sustituye el consejo ni el tratamiento médico.