Evita que tus hijos sufran innecesariamente en el divorcio

Muy pocas cosas le duelen tanto a un niño como tener que sobrellevar un divorcio. Para toda familia, la separación es algo que afecta terriblemente y que puede traer muchos problemas. Los hijos de padres separados pueden presentar problemas académicos y personales si el divorcio no es tratado apropiadamente, y la terapia para erradicar los vestigios de ese dolor puede llegar a ser terriblemente costosa. Hay muchas cosas que se pueden hacer para procurar evitar que tus hijos sufran un calvario, si estás atravesando esto o te sientes próximo a atravesarlo, quédate y averigua cómo puedes evitarlo.

Debes especificar y hacer entender cuál es la residencia familiar

Las frases poco específicas serán tu peor enemigo. Los hijos deben saber cuál es su hogar principal, dónde desenvolverá mayormente su vida, etc. Esto facilitará su contacto con ambos padres y evitará futuros problemas relacionados al tema del hogar.

Establecer responsabilidades a fin de evitar malentendidos

Se debe tener presente, por ejemplo, a qué edad un niño puede prescindir de la niñera para quedarse solo, y en caso de no ser así, quién debe venir a cuidarlo.

Si tienen la edad suficiente para poder cuidar a sus hermanos más pequeños. También se debe establecer qué labores domésticas realizarán, etcétera.

¿Quién toma cada decisión?

Saber bajo qué valor se cría a los hijos es fundamental, también lo es contemplar si tendrán o no alguna religión. Del mismo modo, saber qué padre tomará las decisiones educativas, médicas, etc.

De hecho, saber a qué edad tu niño sabrá que los regalos de Navidad los compras tú es importante.

Establecer las normas de la convivencia

Si se recogerá al niño a las ocho o a las siete. Quién debe cuidarlo fines de semana, quién en la semana, a qué padre le corresponde cada festividad. Además de establecer con exactitud cuándo el niño debe ver al padre con el que no convive normalmente.

Los padrastros, las madrastras y los conflictos

Las nuevas parejas pueden ser la fuente de los mayores problemas entre los padres divorciados, y es necesario establecer límites por el bien de los hijos. Saber si la pareja desempeñará un rol parental o simplemente será un compañero de casa es algo básico para evitar choques con el padre que no conviva con el hijo.

 

Antes de llegar al peor escenario, deben encargarse de dejar bien claro si el hijo puede convivir a solas con la nueva pareja o si su relación es más distante.