Elementos básicos que debe tener una buena habitación universitaria

Quedan menos de dos meses para iniciar el nuevo curso académico y muchos estudiantes universitarios dejan su lugar de residencia para mudarse a su nuevo hogar de forma temporal. Algunos ya han encontrado su nuevo espacio, pero otros siguen buscando la mejor residencia en la que alojarse durante este período de formación.

Dentro de las principales ciudades universitarias, Barcelona es considerada uno de los mejores lugares tanto a nivel estatal como europeo para estudiar, ya que cuenta con una gran oferta de ocio y actividades más allá del alojamiento y la formación que vas a adquirir a lo largo de estos cuatro años. Si tu universidad se encuentra en la ciudad condal y buscas que tu habitación cuente con todo lo indispensable para sentirte como en casa, ten en cuenta estos aspectos para elegir la mejor residencia universitaria en Barcelona.

 

Acceso a Internet

Ser estudiante universitario comporta la necesidad de acceder constantemente a la información que nos ofrece internet para poder desarrollar nuestros trabajos, tareas diarias e investigaciones.

Si bien es cierto que también deberemos comparar lo que explican en la red con otras fuentes escritas más oficiales y fiables, es evidente la necesidad de contar con una buena conexión a internet, así como una red de Wifi gratuita en todo el espacio residencial.

A pesar de tener este tipo de comodidad – que prácticamente es considerado un requisito en cualquier habitación de un estudiante universitario – es importante también saber diferenciar el momento de trabajo o estudio del momento de descanso y desconectar de vez en cuanto de este tipo de tecnologías en nuestra habitación para que nuestro rendimiento sea mucho mejor.

Imagen: residenciasarria.com

 

Comodidades orientadas al descanso

En relación con el punto anterior, nuestra habitación principalmente debe estar orientada al relax. Ésta debe ser agradable a nuestros ojos y hacernos sentir que realmente es nuestro espacio de descanso.

La buena distribución del mobiliario, con ropa de cama limpia, colores claros y el silencio o el respeto entre otros estudiantes universitarios alojados en tu misma residencia son solo algunos de los aspectos que inconscientemente percibimos de forma positiva y nos facilita el descanso para recuperar la energía necesaria después de una larga jornada de estudios y aprendizaje.

 

Iluminación natural

Es evidente el gran número de ventajas que ofrece el hecho de disponer de luz natural en el interior de un espacio. Es una de las condiciones mejor valoradas por el bienestar y la calidad de vida que nos proporciona. Nos reduce la tensión, nos aporta vitamina D, ayuda a nuestro organismo y favorece nuestro rendimiento, además de ahorrar energía.

¿Sabías que también ayuda a hacer que los espacios reducidos parezcan mucho más amplios?

Si además de esta luz natural, las vistas desde nuestra habitación nos enseñan espacios verdes y zonas ajardinadas, tendremos un lujo natural a nuestro alcance.

 

Un espacio personal

Mudarse a otro lugar durante un período largo de tiempo no es fácil. A menudo, echaremos de menos nuestro hogar y nos acordaremos de nuestros familiares y amigos.

Crear tu propio espacio personal en un corcho o una pizarra nos servirá para sentir que independientemente de la distancia, ellos siguen apoyándonos en nuestra nueva etapa de la vida.

Podemos, incluso, crearnos un calendario de retos – tanto personales como a nivel de estudios –  para motivarnos y conocernos a nosotros mismos un poco mejor.