chino para niños

¿Cuánto tardan los niños en aprender chino mandarín?

Si decidimos apuntar nuestros peques a chino para niños en estudiosdechino.com, en el primer año ya se podrán comunicar con frases simples y tener un vocabulario básico. Si seguimos con las clases, en dos años podrán tener conversaciones en chino. 

Sin embargo, dependerá también de las horas de estudio dedicadas, y de la motivación e interés que muestre cada niño en aprender.

 

¿Cuál es el mejor método para que aprendan chino?

Tendremos dos opciones: apuntarles a una academia chino Madrid como la que mencionamos arriba, o contratar un profesor particular que les enseñe en casa. Ambos tipos de aprendizaje son válidos, aunque en una academia aprenderán con más niños, con lo cual podrán interactuar y hacer nuevas amistades. Posiblemente tendrán también varios profesores con los que aprenderán de diferentes formas, por lo que es un método que suele funcionar con muchos niños.

Las academias suelen estar reguladas en cuanto a criterios de aprendizaje y tendremos la seguridad de que están aprendiendo de forma correcta. Si decidimos contratar a un profesor particular podremos buscar por referencias al mejor. Esta opción tiene dos ventajas sobre la anterior, la atención personalizada y la rapidez en el aprendizaje.

En un aula, la atención de los profesores está dividida entre los alumnos; sin embargo, estas clase suelen contar con pocos alumnos por lo que, aunque no se trate de atención personalizada, llega casi a serlo.

Los progresos de todos los niños tienen que ir a la misma velocidad, lo que significa que si tus hijos aprenden más lentamente, nadie le meterá prisa. Y si aprenden más rápido, podrán aprovechar para repasar y seguir mejorando. El resultado será que se convertirían en unos expertos en chino.

El tener una atención focalizada permitirá que todos los errores y puntos flacos se trabajen de manera más insistente, que se repase el vocabulario cuantas veces haga falta y evitará que nuestro hijo se distraiga ya que se trata de una interacción solo entre dos personas. Podremos, además, contratar a un profesor particular de chino para niños y pedirle que focalice las clases en un aspecto concreto. Aprender a hablar chino mandarín es mucho más sencillo que aprender a escribirlo.

En las academias suelen enseñar a hablar a la par que escribir, por lo cual el aprendizaje hablado va ligado al escrito. Aunque esto puede significar que los niños tarden más en aprender a hablar, cuando lo harán sabrán también escribir perfectamente: ningún aspecto del aprendizaje se dejará de lado.

Otro aspecto sobre el que vale la pena reflexionar es la asiduidad de las clases. Aunque, con un profesor particular, los niños podrán dar todas las clases que quieran, es importante no sobrecargarlo, por lo que la frecuencia con las que se dan clases en las academias, es la más aconsejable. Sin contar que el cerebro necesita un tiempo para asimilar lo que ha aprendido y meter más información en la cabeza, a veces puede ser una desventaja.

Concluimos diciendo que sea el método que sea el que elijas para el aprendizaje de tus hijos, es importante que sepas que se ha demostrado que al volver de un viaje de inmersión, en el idioma los estudios anteriores no sólo quedan consolidados y reforzados sino que los niños vuelven sabiendo más. El viaje les servirá como refuerzo de su autoestima y motivación ya que verán el uso que pueden darle a las horas de las clases chino para niños y será una muy buena manera para iniciarse en uno de los idiomas que más gente habla a lo largo del mundo.