Cinco claves para tener el dormitorio de nuestros hijos en orden

Puede parecer misión imposible, pero conseguir que los dormitorios de niños pequeños estén ordenados y no reine el caos en ellos puede hacerse realidad si seguimos estos cinco consejos de expertos en diseño y decoración de dormitorios infantiles. Conseguir que convivan los muebles, juguetes y deberes en un mismo espacio es posible y consecuentemente podremos ganar más espacio.

 

¿Conoces los errores más comunes que hacen de una habitación infantil un campo de batalla? ¿No sabes por dónde empezar? Toma nota y aprovecha para aplicar estos cambios ahora que acaba de empezar el curso.

 

 

  1. Mobiliario evolutivo

 

Con este punto nos referimos a elegir muebles que acompañen a nuestros hijos mientras pasan por las diferentes etapas de crecimiento hasta llegar a ser adolescentes – en ese momento, ¡no te quedará otra que reinventar el espacio con una habitación juvenil!
Las camas nido, literas, estanterías, mesitas de noche y armarios con varios departamentos resultan muy útiles en este aspecto.

 

Imagen: dormitoriostematicos.com

 

 

  1. Cambia de estilo con ropa de cama

 

En relación con el punto anterior, disponer de muebles funcionales como base nos permitirá jugar con los edredones, cortinas y todos aquellos accesorios para el hogar que sean fáciles de cambiar y que a la vez aporten un toque totalmente distinto a la habitación. Solo con ellos, podemos convertir un espacio con poca personalidad en un dormitorio temático original.

 

 

  1. Espacios secretos para almacenar

 

¿Qué tienen en común un baúl, las cajoneras de un escritorio y el espacio de almacenaje de una cama nido? Que al hacer uso de ellos y guardar todo lo que aporta una carga visual innecesaria al espacio, no queda ni rastro de juguetes, ropa ni libros que no se encuentren donde deberían estar.

Si además estos muebles combinan perfectamente y tienen un toque personal, no solo ganaremos en orden sino también en originalidad.

Guardar artículos en cajas y colocarlas en la parte superior del armario es otra opción para ganar espacio como almacén.

 

  1. Cada rincón con su función

 

Definir una función a un espacio concreto del dormitorio nos ayudará a distribuir los diferentes elementos y saber dónde se encuentran en cada momento. 

Por ejemplo, si la zona del escritorio está diseñada con el fin de leer, dibujar, pintar o hacer los deberes, dejaremos los libros y el material de escritura necesario en ese espacio, pero no lo mezclaremos con la ropa o los juguetes.

 

  1. Planifica un día a la semana para mantener el orden

 

Conseguir que la habitación de un niño esté impoluta no es tarea fácil. A pesar de las cuatro claves que hemos mencionado anteriormente – que nos ahorrarán gran parte del trabajo –  es necesario definir un día a la semana o cada quince días para que el orden predomine por encima del caos.

No podemos impedir que un niño deje de ser niño y no pueda jugar y experimentar con su entorno. Pero sí podemos enseñarles el hábito del orden y poco a poco tengan la responsabilidad de mantener limpia su habitación.