Aumenta la venta y el precio de viviendas en España

 

Parece que el sector inmobiliario en nuestro país lleva unos meses volviendo a sus cifras más altas, tanto en nuevos compradores como en la subida, de nuevo, del precio de los pisos. Después de unos años, tras la explosión de la burbuja, en donde los precios bajaron fuertemente y muchos inversores se arruinaron, el ciclo ha vuelto a cambiar y el sector se va recuperando. Lleva ya casi un año de subidas y en el primer trimestre del 2017 volvió a incrementarse la venta de viviendas en un 9,9% de media.

La venta de viviendas de segunda mano es la opción que más ha subido desde la recuperación de la crisis, según informes de varios consultores inmobiliarios. Éstas han tenido hasta un 19,5% de crecimiento interanual, convirtiéndose en la primera opción para muchos nuevos compradores. Son viviendas en muy buen estado de conservación, edificios con pocos años de antigüedad. Algunos de los pisos son propiedad de los bancos ya que, sus antiguos propietarios no fueron capaces de superar la crisis.

Parece que hemos dejado atrás el miedo al mercado inmobiliario y las entidades bancarias ayudan a la recuperación de este sector concediendo más hipotecas nuevas. Probablemente nos quede a algunos ese temor y por eso estos créditos no tienen las mismas condiciones, se estudian mucho más las posibilidades de pago y el límite en el importe. También el usuario o comprador final se aplica en la comprobación de las obligaciones, los intereses y las exigencias de sus hipotecas.

Aproximadamente el 50% de las ventas de pisos actuales son para nuevos compradores y es que, parece que el mercado laboral también empieza a estabilizarse un poco y esto produce más seguridad a los que adquieren viviendas nuevas. La subida en los precios de alquiler y las exigencias de las agencias hace que muchos se decidan a comprar en vez de alquilar. También la ayuda por parte de algunas administraciones a la compra de primera vivienda para los jóvenes hace que la decisión se decante por una hipoteca y no por un alquiler.

Es en las grandes ciudades donde más está subiendo el mercado de compraventa de pisos. Los nuevos barrios residenciales han vuelto a ver como se llenan de grúas y obras, creando urbanizaciones de buena calidad y con mejores servicios. Pero también sube la inversión y la compra de segunda vivienda. La recuperación de grandes fortunas de aquellos momentos de crisis, ahora lejos de la mente, ha hecho que muchos compradores estén tomando la decisión de comprar viviendas en peor estado y que hagan reformas para revenderlos o ponerlos en alquiler.

Evidentemente no se ha llegado a niveles anteriores a la crisis, pero el camino vislumbra que se alcanzarán las mismas cotas, incluso para los más optimistas que podrán superarse los límites de precios anteriores. Todavía queda mucho para llegar a eso, pero los datos no dejan de satisfacer las necesidades de las constructoras, de tranquilizar a las entidades bancarias y de animar a inversores y a nuevos compradores.

 

Virginia Sanz